Siga bajando...

2 niñas

Dos niñas de 4 años de edad, gemelas idénticas.
Una contrajo una amigdalitis purulenta con fiebre alta y mal estado general de tal forma que tuvieron que ingresarla en un hospital para que pudiese  recibir  antibióticos por vía intravenosa. Finalmente se recuperó.

 

Cinco años más tarde, esta chica desarrolló una leucemia aguda. Un tipo de leucemia que solo se puede desarrollar habiendo determinados genes  en el genoma del paciente. Al examinar a las dos gemelas descubren que ambas  tienen este "gen de leucemia".


¿Por qué una de las niñas desarrolló  la leucemia y la otra  no? Porque la
niña que tuvo 
la amigdalitis severa activó con esa enfermedad su "gen de la leucemia", mientras que la otra no lo hizo.


Adriana

Hace algunos años tuve una paciente, a la que llamaré Adriana, de unos 50 años, originaria de una familia en la que todos, padres y hermanos  sufrían de hipertensión arterial grave. Como consecuencia , todos sus familiares padecieron infartos de corazón o ataques de apoplegia. Mi paciente no. 

 

Ella había decidido en su juventud  vivir de manera diferente que sus padres. No quería exponerse al estrés diario que sus padres padecían.

Ella quería tener tiempo para sí misma y los demás, y vivir de forma saludable.


Lo hizo de acuerdo con  su propios criterios y  creencias personales. Practicaba  el yoga, la meditación, se alimentaba de forma vegetariana, le gustaba hacer música y trabajaba a tiempo parcial con el fin de tener un equilibrio saludable entre  trabajo y  ocio según le parecía oportuno.

 

Entretanto mi paciente tenía más edad que sus hermanos cuando habían padecido sus ataques cardíacos.  Su motivación para visitar mi consulta era cerciorarse que seguía sin tener hipertensión arterial y hacerse un chequeo general.


Piense en las células madre sobre placas de Petri de las que hablé anteriormente...



Nota:
En medicina se habla frecuentemente de la patogénesis multifactorial de las enfermedades.

Hablar sobre estos temas en términos de blanco y negro no hacen justicia a la complejidad del asunto. Pero esta página web no pretende ser una tésis científica, sino más bien un intento de simplificar una realidad compleja para que  pueda entenderlo todo el mundo.


Trabajar con la sombra

El concepto de la sombra lo creó  C. G. Jung.   Se refería a un lado oculto de la psique humana.

Lo que no se da a conocer, sino que simplemente se mantiene oculto, "a la sombra", de la personalidad. Investigar, exponer y experimentar este aspecto en sí mismo es a menudo una necesidad si se quiere  llegar a sanar.
Para ello hay que considerar  la intención de la persona. ¿Cuál fue su motivación al tomar esa decisión concreta en su vida? ¿Fue una actitud constructiva, desapegada ?  O más bien, ¿una actitud de autoprotección, destructiva o incluso vengativa? 
Aquí no se trata de juzgar.
Sino de aprovechar  la potencia que tiene lo que se llama la "intención negativa" , encauzándola y reorientándola  de forma positiva y consctructiva.

Esto hace que sea posible sentir más intensamente su propia fuerza vital, libremente y sin restricciones, permitiéndole ser  más uno mismo, sin determinación ajena.

Ser más libre y más saludable. 


Lo que acaba saliendo a la luz es nuestro centro verdadero, nuestra  esencia que se muestra cuando estamos relajados y sin auto-defensas. Entonces somos como somos, sin que algo tenga que cambiar. Ni en nosotros mismos ni en otros.

Un estado de aceptación profunda promotor de una salud verdadera.